Pequeños espacios o el frente de tu casa pueden ser susceptible de convertirse en un jardín. En la nota te contamos algunos #tipsverdes para que puedas hacerlo vos mismo.

imagen

La creciente cantidad de cemento que domina las grandes urbes es, para los paisajistas, un desafío a enfrentar. Pues hoy no sólo los que tienen mucha tierra disponible pueden soñar con su espacio verde. Este concepto se ha ido transformando.

Existe un técnica que se llama “jardín vertical” y que consiste, ni más ni menos, que en construir un espacio verde sobre los muros.

Los jardines verticales admiten infinitas formas, colores y diseños. Son susceptibles de cultivarse tanto en el interior de una vivienda como en el exterior, y constituyen una herramienta interesante para darle un toque de estilo a tu casa.

Las plantas que se utilizan para diseñar un jardín de este tipo son variadas y se pueden adaptar perfectamente a tus propios gustos personales. Es claro que, para plantear un muro-jardín, hay condiciones imprescindibles: la cantidad de luz, la temperatura y la humedad.

Jardin Vertical
Plantas con forma

La técnica con la que se construyen los jardines verticales es el topiario. Es decir: podar y recortar las variedades seleccionadas para tu muro como si se tratara de una escultura.Se puede pensar en formas geométricas, figurativas, enmarañadas y tantas como tu creatividad lo permita. De hecho no sólo podés ir podando las plantas para hacer una forma sobre el muro, sino que también podés imaginarla en una escalera o un poste, por ejemplo. Pues gracias a esta técnica es factible ir recortando tus especies vegetales para que se amolden a esa “forma” (escalera, farol, etc) determinada.El término “topiario” es un derivado del latín: “topiarius” (que significa ‘creador de lugares’). De allí que los paisajistas apelen a esta técnica para ornamentar sus obras naturales y verticales.

El riego

Aunque un jardín vertical puede regarse del mismo modo que uno tradicional, en caso de que elijas hacerlo interior (o de que el muro sobre el que pensás asentarlo no esté en un patio o dando a la calle) se puede apelar al sistema de riego por goteo.

Es fácil de instalar, te permite programarlo y trasladarlo por los zócalos y otros lugares de difícil acceso; a través de un caño flexible.

Así, no sólo racionarás el agua que derrames en tus muros sino que, de una forma económica, ahorrarás tiempo, trabajo y excesos de humedad (porque instalás la cantidad de goteros exacta, de acuerdo al tamaño y requerimientos de tus plantas).

El programador de riego te permite programar hasta cuatro diarios. E, incluso, es posible decidir qué días, qué horarios y por cuanto tiempo vas a regar cada semana.

Muros verdes